Las expectativas de pausa de la Reserva Federal mantienen el dólar a raya

Durante la jornada del martes, el dólar logró avanzar contra sus pares, mientras que varios inversores se muestran cada vez más convencidos de que la Reserva Federal no incrementará las tasas de interés durante el presente año, en medio de los riesgos de una desaceleración del crecimiento mundial.

El dólar se mantuvo ligeramente más firme contra el yen, después de caer 0.2 por ciento durante la sesión, mientras que los operadores apostaron por detener el ciclo de ajuste monetario en la economía más grande del mundo durante el año.

El viernes, el Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo a la Asociación Económica Americana que la Reserva Federal no se encuentra en una senda preestablecida de subidas de tipos y que será sensible a los riesgos a la baja en los que se encuentran los mercados de precios.

El colega de Powell, Raphael Bostic, presidente de la Reserva Federal de Atlanta, se sumó a la palabrería del banco central el lunes. Bostic, que no es miembro votante del Comité Federal de Mercado Abierto este año, dijo que la Reserva Federal sólo necesitará subir las tasas una vez en 2019.

“La Reserva Federal está escuchando al mercado y ha reconocido la existencia de señales de mercado brillantes”, dijo Sim Moh Siong, estratega de divisas del Banco de Singapur.

“La inflación en Estados Unidos se ha comportado bien hasta ahora, por lo que la Reserva Federal tiene espacio para hacer una pausa en su ciclo de subida de tipos”, añadió Sim.

El índice del dólar (DXY) fue ligeramente superior, alcanzando los 95,80 a las 0244 GMT. A principios de la sesión, había alcanzado un mínimo intradiario de 95,68.

El índice ha perdido alrededor del 2 por ciento desde mediados de diciembre, y ha seguido un descenso en el rendimiento de los bonos de EE.UU. a medida que los participantes en el mercado confían cada vez más en que la Reserva Federal no subirá los tipos de interés en 2019.

El dólar había subido un 4,3 por ciento en 2018 cuando la Reserva Federal subió los tipos de interés cuatro veces gracias a la solidez de la economía nacional, la caída del desempleo y el aumento de las presiones salariales.

Sin embargo, las expectativas del mercado de que la Reserva Federal siga endureciendo este año han cambiado notablemente en los últimos meses, y algunos operadores esperan ahora incluso un recorte de los tipos de interés este año.

Los mercados financieros se han visto sacudidos por la creciente preocupación por la desaceleración del crecimiento mundial, especialmente en Estados Unidos y China, aunque los datos del viernes mostraron un fuerte crecimiento del empleo en Estados Unidos.

Se estima que las expectativas de que no se produzcan nuevas subidas de tipos de interés este año mantendrán al dólar bajo presión.

El euro (EUR=) cayó 0.2 por ciento para situarse en los $1.1448, después de registrar máximos en los $1.1485. La divisa europea avanzó 1.3 por ciento durante las últimas tres sesiones, mientras que las perspectivas para con el dólar se debilitaban.

La reciente fortaleza del euro ha sorprendido a algunos analistas, ya que el crecimiento y la inflación siguen siendo débiles en la zona euro, muy por debajo de las previsiones del Banco Central Europeo.

“Después de haberse consolidado en un rango de 200 pipas durante gran parte de los últimos 2 meses, el par es la clave para una ruptura”, dijo Kathy Lien, directora ejecutiva de estrategia monetaria de BKX Asset Management en una nota.

La libra esterlina cambió de manos a 1,2787$, relativamente sin cambios con respecto a su cierre anterior. Se estima que la libra esterlina se mantendrá volátil durante las próximas semanas debido a los problemas de Brexit.

La primera ministra británica, Theresa May, debe ganar una votación en el Parlamento para que se apruebe su acuerdo de Brexit o se arriesga a que la salida británica de la Unión Europea se convierta en un caos. La votación tendrá lugar la semana que comienza el 14 de enero.

Las posibilidades de May de ganar la votación parecen escasas, ya que el DUP, el pequeño partido de Irlanda del Norte que suele apoyar a su gobierno, se opone al acuerdo.

En otros lugares, el dólar australiano cayó un 0,15 por ciento, situándose en 0,7136 dólares. A pesar de su debilidad el martes, los operadores siguen siendo positivos con respecto al dólar australiano en el corto plazo.

Las agresivas medidas de estímulo en China, el mayor importador de materias primas de Australia, han estimulado el sentimiento y también han mejorado las perspectivas de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, predijo el lunes que Pekín y Washington podrían llegar a un acuerdo comercial con el que “podríamos vivir”.

Un saludo